El clero sevillano celebra el día de San Juan de Ávila

El clero sevillano celebra el día de San Juan de Ávila

La Catedral de Sevilla ha acogido hoy la celebración de la festividad de San Juan de Ávila, señalada fecha por ser éste patrón del clero secular español.

Así, la cita ha contado con tres momentos importantes. La jornada ha comenzado a las once y media de la mañana, en la Parroquia del Sagrario, cuando el sacerdote diocesano y director del Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla, Álvaro Pereira, ha ofrecido una ponencia bajo el título ‘Alcanzados por Cristo: San Pablo y San Juan de Ávila, discípulos misioneros’. A continuación, el Arzobispo de Sevilla, monseñor Asenjo, ha presidido la Eucaristía, en el curso de la cual ha tenido lugar la celebración de las Bodas de Oro y Plata sacerdotales de 23 presbíteros, a los que se ha entregado de un obsequio conmemorativo. Concretamente, a los presbíteros que cumplen 25 años de sacerdocio se les ha entregado una réplica del Cristo del Millón; mientras que los que celebraban sus bodas de oro han recibido una de la Virgen de los Reyes.

Los sacerdotes que han recibido este merecido homenaje por su trayectoria son: por sus Bodas de Plata, Antonio Ceballos, Fernando Carlos Díaz, Juan Manuel López, Joaquín Lozano, Miguel Ángel Martín, José Manuel Martínez Santana, Manuel Martínez Valdivieso, Manuel Navarro y Manuel Soria; y por sus Bodas de Oro, Enrique Azcárate, Manuel Blanco, Antonio Calderón, Andrés Francisco García, Ángel Gabriel Gómez, Rafael Leiva, Moisés López, Manuel Moreno, Antonio Palma, Alberto Luis Pardo, Quiterio Rodríguez, Antonio Sayago, José Ramón Yurrita y Leandro Maillo.

El presbítero José Manuel Martínez Santana ha ofrecido unas palabras de gratitud en nombre de sus compañeros. Martínez Santa ha recordado cómo en el año 93, durante la celebración del XLV Congreso Eucarístico con la presencia del papa Juan Pablo II, Sevilla fue la sede de la Iglesia Católica. Los que ahora cumplen 25 años de sacerdotes, entonces diáconos, “teníamos un gran revuelo. Íbamos corriendo de una celebración a toda, acompañando a ponentes, Obispos y Cardenales. Incluso uno de nosotros, Miguel Ángel Martín, ayudó a exponer el Santísimo delate del santo padre”.  Más tarde, estos sacerdotes sevillanos, junto a 28 diáconos de todo el mundo fueron ordenados por el papa polaco. Veinticinco años más tarde, “nos reunimos para reconocer y dar gracias al Señor, y presentándonos ante el Arzobispo con la misma disponibilidad que hace 25 años, para continuar trabajando en la porción de la viña que el Señor, por medio de la Iglesia, nos asigne”. Por último, ha agradecido al Seminario por realizar una “tarea difícil pero apasionante”, la de formar a seminaristas. Y ha animado a seguir trabajando juntos a celebrar dentro de otros 25 años sus bodas de oro sacerdotales.

Por su parte, el sacerdote Manuel Moreno Reina ha hablado en nombre de los presbíteros que celebraban sus Bodas de Oro. Moreno Reina ha comenzado señalando que su curso del Seminario era conocido como “la turba”, por el elevado número de seminaristas que lo componían y “por el ruido que hacíamos”. Y recuerda cómo entraron en el 56 “para aprender” y salieron en el 68 “para servir”. En estos 50 años, ha asegurado, que han vivido una preciosa historia de amistad con Dios y que se han dejado asombrar porque “sin ser los mejores, nos eligió para anunciar su Buena Noticia”. También ha confesado que “ha merecido la pena estar con él y amarlo por encima de los demás amores”, para preguntarse a continuación “cómo pagaremos al Señor todo el bien que nos ha hecho”. En su discurso ha hecho mención “de manera especial a don Ignacio Noguer, don Juan Luis Reina, don Antonio Cabeza, don José Gutiérrez Mora, don Juan Guillén y don José María Garrido”. Por último, se ha referido a aquellos compañeros de promoción que han fallecido antes de cumplir sus bodas de oro sacerdotales, “que están celebrando la liturgia eterna de alabanza”. Y ha expresado “con la misma ingenuidad e ilusión de hace 50 años aquella promesa de en todo amar y servir que terminaba diciendo con la gracia de Dios“.

Para terminar, monseñor Asenjo ha dirigido unas palabras a los homenajeados, a los que ha felicitado y agradecido “el servicio magnífico prestado a la diócesis”. Ha pedido por su “salud, alegría, gracia de Dios, fidelidad y santidad” y ha recordado a los 22 sacerdotes fallecidos en el último año, cuyo testimonio “nos ha tocado el corazón y nos compromete a seguir cultivando la Pastoral Vocacional, una de las pastorales más hermosas, donde se juega el futuro de la Iglesia”. Por eso, ha concluido instando a proponer a los más jóvenes la hermosura de la vocación sacerdotal, a través del testimonio de vida.

 


Calendario de Eventos

« octubre 2021 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
Ver más

Síguenos