Author image

Dolorosa. Monasterio de Nuestra Señora de Consolación (Sevilla)

La Pasión de Cristo se actualiza en todos nuestros hermanos que sufren por la guerra, la violencia y la pobreza. Pero hoy, como en el Calvario, la presencia de María llena de luz y esperanza las tinieblas que amenazan el mundo. Así lo vemos en esta Dolorosa de las Mínimas de Triana.

En 1563 se funda este Convento de Religiosas Mínimas de San Francisco de Paula, titulado de Nuestra Señora de Consolación, situado en la calle Pagés del Corro. Tras una riada en 1593, el convento queda en ruinas por lo que la comunidad ha de trasladarse a la calle Sierpes, permaneciendo hasta 1602 en que termina la reconstrucción del monasterio trianero, que pasa a denominarse de Nuestra Señora de la Salud. Sin embargo, parte de la comunidad permanece en el convento de Sevilla, formando así un convento independiente hasta que, debido a la desamortización de 1837, deben volver a Triana.

El actual convento es fruto de la reconstrucción que tuvo que llevarse a cabo tras el terremoto de Lisboa de 1755. Así, hacia 1760 se reconstruye la Iglesia, la cual es de una sola nave y cubierta por una bóveda de cañón con lunetos, cubriéndose con una bóveda vaída el tramo del crucero. El retablo mayor es de estilo barroco construido entre 1755 y 1760, con estípites y niños atlantes, obra de algún seguidor del estilo de Cayetano de Acosta. Preside este retablo la imagen de Nuestra Señora de Consolación. Otras obras destacables son un Crucificado, de la segunda mitad del siglo XVII atribuido a Francisco de Ocampo, un San Francisco de Paula del XVIII y una interesantísima Virgen del Tránsito. En el muro derecho junto al presbiterio se alza el retablo de la Virgen de la Salud, que presenta tres pinturas con las devociones marianas fernandinas: la Virgen de la Antigua, la de la Sede y la Virgen de los Reyes.

La Dolorosa que hoy nos ocupa es una escultura en madera estofada y policromada de gran calidad, pudiéndose fechar en la segunda mitad del siglo XVII, siendo de autor anónimo, si bien algunos historiadores la sitúan en el entorno de los seguidores de Pedro Roldán, pudiéndose descubrir en esta imagen rasgos propios tanto de la escuela granadina como de la sevillana.

La Dolorosa aparece arrodillada y viste una túnica negra y aparece cubierta con un manto del mismo color, mientras que enmarca su rostro por una toca monjil de color blanco, siguiendo la iconografía propia de la Virgen de la Soledad tallada por Gaspar de Becerra en 1565, que se encontraba en una capilla de la Iglesia de la Victoria, del Convento de los Mínimos de San Francisco de Paula de Madrid.

En esta imagen del convento trianero destaca especialmente la unción del rostro, de emoción y dolor contenidos, así como la expresividad que aporta la inclinación leve de la cabeza y la postura de las manos.

Antonio Rodríguez Babío, delegado diocesano de Patrimonio Cultural

Fotografía: Daniel Salvador


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

<

Calendario de Eventos

« junio 2022 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
Ver más

Intención de oración. Junio 2022

Blogs

TeamViewer para soporte remoto Archidiócesis

Síguenos

Intención de oración. Junio 2022