Delegado diocesano de Liturgia: “La mayoría de los cofrades es muy consciente de lo que tenemos entre manos”

Delegado diocesano de Liturgia: “La mayoría de los cofrades es muy consciente de lo que tenemos entre manos”

El Triduo Sacro, los Oficios, como eje central de la Semana Santa. Este es el criterio que marca las indicaciones que se han dictado desde la Archidiócesis de Sevilla para las celebraciones de una Semana Santa sin duda especial, distinta, pero inmutable en lo esencial.

Este año, el anuncio de la suspensión de los actos de culto externo ha llegado con la antelación suficiente para tomar las medidas adecuadas a la situación sanitaria actual, derivada de una pandemia cuya vigencia imposibilita el deseado retorno a la normalidad. También en la esfera religiosa. Luis Rueda, delegado diocesano de Liturgia, apunta que “el hecho de que no tengamos procesiones no impide que las celebraciones principales del año litúrgico, que son los Oficios de la Semana Santa, los tengamos y lo celebremos de forma adecuada”. “Y esto –añade- es lo que tiene que privilegiarse por encima de todo”. El anuncio ha servido para un recordatorio catequético, haciendo hincapié en que “los oficios del Jueves, Viernes y Sábado Santo son lo principal de la celebración de los cristianos”.

En términos parecidos se ha expresado el delegado diocesano de Hermandades, Marcelino Manzano, quien, en declaraciones a los medios diocesanos, ha hecho un llamamiento a las hermandades para que participen con sus parroquias en el Triduo Pascual. Esto no impide que también “realicen actos piadosos que les ayuden a una vivencia más grande del Triduo y de la Semana Santa en general”.

Precisamente, el lugar adecuado para la celebración del Triduo Pascual también ha sido abordado en las citadas indicaciones, en las que se pide a las corporaciones cofrades que “se unan a su parroquia” en esta celebración. Luis Rueda alude en este tema a dos documentos emitidos por la Congregación para el Culto Divino, en los que “se insiste en que se haga en aquellos lugares donde se pueda hacer lo mejor posible, es decir, que haya suficientes lectores, cantores…, que se pueda hacer una verdadera celebración solemne”. Marcelino Manzano también es claro al respecto: “El Triduo Sacro por defecto, como normal general, en la parroquia, y excepcionalmente por interés pastoral y con anuencia del párroco, en otro lugar, en otra sede canónica”.

Montaje de pasos

Otro asunto que ha generado cierto debate es la posibilidad de montar altares efímeros –y un paso lo es- dentro del templo durante la Semana Santa. El Arzobispo no eludió esta cuestión, y en declaraciones a ABC de Sevilla el pasado Miércoles de Ceniza señaló que “no me parece mal que se monten los pasos con tal de que no entorpezcan la celebración de los misterios de la Pascua del Señor. En ese sentido preferiría que no montaran un paso en el presbiterio, que hay que dejarlo para que se desarrolle la acción litúrgica del Triduo Sacro. Si se monta un paso y no entorpecen, no tengo problema”, concluyó.

Ambos apelan a la sensatez y madurez de los fieles. Rueda asegura que “la mayoría de los cofrades es muy consciente de lo que tenemos entre manos”, y Manzano añade que, como el resto de la sociedad, “se han adaptado bien a estas circunstancias derivadas de la pandemia”. De hecho, la pasada Semana Santa fue un banco de prueba para comprobar la capacidad de adaptación de la religiosidad popular a unas condiciones duras. Una situación que se salvó con la ayuda de los medios de comunicación, aspecto este que se destaca en las indicaciones ofrecidas por la Archidiócesis: “Todo ello no deja de ser un gran apoyo que las hermandades están aprovechando muy bien y así debe seguir siendo, pues los principales beneficiarios son los enfermos, los ancianos y las familias que vivan lejos”. No obstante, el delegado de Liturgia recuerda que “en las celebraciones sacramentales jamás se va a sustituir la presencia. Se necesita la presencia, no puede ser una presencia virtual, tiene que ser una presencia física, pero eso no significa que no ayuden los medios”.

¿Riesgo de museificación?

También se ha debatido estos días acerca del riesgo de museificación que se deriva de la proliferación de exposiciones de temática cofradiera durante la Cuaresma y la propia Semana Santa. Manzano apunta que el cofrade siempre ha sabido convivir con ello: “Exposiciones ha habido siempre en torno a la Cuaresma, pero la gente ha sabido distinguir. Hemos ido a los cultos, los besamanos, los viacrucis…, y también a las exposiciones de la Caja San Fernando, en su tiempo, del Mercantil, Labradores…”

“Es un enriquecimiento –subraya- y, sinceramente, creo que se sabe distinguir ambos planos, y que son compatibles”. Luis Rueda añade que hablamos de “cuestiones secundarias”, ya que no se va a exponer ninguna imagen de culto: “son personajes secundarios, otros enseres, ajuar, orfebrería. No van a ser imágenes a las que tributar culto, a eso se han opuesto siempre nuestras hermandades, lo tienen muy claro”.

Nos preparamos para una Semana Santa más íntima y recogida. A pesar de la novedad que representa saber con tanto tiempo que encaramos unos días necesariamente distintos, Rueda considera que “todo el mundo tiene una vivencia íntima de su Semana Santa”. Por su parte, Manzano conduce la cuestión al próximo año, y comparte la impresión que baraja: “La Semana Santa del 2022 será posible, parece, según los ritmos de vacunación, pero –advierte- aún será una concentración con ciertas precauciones”. La desescalada, término éste que hemos aprendido a utilizar con cautela, “será paulatina” a juicio del responsable del área cofrade en la Curia diocesana. “Ya se verá cómo, porque –concluye- la vida en general no va a ser igual durante varios años”.

Fotos: Miguel Ángel Osuna.


Calendario de Eventos

« junio 2021 » loading...
L M X J V S D
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
Ver más

Blogs

Síguenos