Apostolado Seglar: Creando espacios de comunión entre todas las realidades laicales

Apostolado Seglar: Creando espacios de comunión entre todas las realidades laicales

La celebración del Año de la Misericordia está muy presente en los objetivos y actividades de todas las áreas pastorales de la Archidiócesis de Sevilla. El Apostolado Seglar no es una excepción, y buena prueba de ello son los temas elegidos en las diversas iniciativas formativas que esta Delegación diocesana está llevando a cabo desde que se inaugurara este Año Jubilar el pasado mes de diciembre.

Enrique Belloso está al frente de una delegación con “una estructura sencilla”. Se muestra agradecido a la confianza del Arzobispo y del equipo de personas que le ayuda en el día a día y destaca el trabajo de la Secretaría, el Consejo diocesano –formado por unas veinte personas, y donde están los representantes de movimientos y asociaciones elegidos y algunos laicos de referencia-, y las secciones en las que se divide la Delegación: Formación, Vida Pública, Mujer, Mayores, Movimientos y Asociaciones. Dentro de esta organización, Belloso personaliza en varias personas que realizan “una labor encomiable, comprometida con el Evangelio”. Se trata del diácono permanente Alberto Álvarez, y dos laicos, Purificación Salado y Antonio Távora. El boletín semanal DAS es responsabilidad de Francisco Blanca, y para el resto de tareas se cuenta con la ayuda, entre otros, de Natalia Cordón, Carmen Azaustre, María Eugenia Sánchez-Valdayo, José Ortega, etc.

En el balance de lo que llevamos de curso destaca la valoración “muy positiva” del “nuevo impulso misionero que la Iglesia ofrece a nuestra sociedad”. El delegado diocesano recuerda que una de los objetivos de su área pastoral es “generar espacios de comunión entre todas las realidades laicales con presencia en la Iglesia en Sevilla”, y esta finalidad van dirigidas muchas de las acciones emprendidas desde hace años. La nota diferencial de este curso es “la apertura de esta comunión que vivimos a otras realidades laicales, en torno a la vida consagrada y a la religiosidad popular”.

Un objetivo con distintos acentos

“Nuestro programa es siempre el mismo, el Evangelio, y cada año ponemos el acento en diversos temas”, destaca Belloso. Un ejemplo de ello es el Seminario de Estudios Laicales que se realiza en colaboración con el Instituto Superior de Ciencias Religiosas. Este año, en su sexta edición, se ha dedicado a la misericordia y al documento de la Conferencia Episcopal Española ‘Iglesia, servidora de los pobres’. Igualmente, se siguen celebrando los Encuentros de Pensamiento Cristiano, sin olvidar algunos eventos puntuales, destacando la celebración –el próximo sábado 14 de mayo- de la Vigilia Diocesana de Pentecostés. Además, como se viene haciendo cada dos años, en octubre se volverá “a salir a la calle”, con una nueva edición de la Muestra del Laicado. Al igual que en las dos ocasiones anteriores, esta fiesta de la Iglesia sevillana tendrá su sede principal en el ‘corazón de la ciudad’, la Plaza de San Francisco.

Una de las constantes del discurso de Enrique Belloso es la implicación de distintos carismas en un proyecto diocesano: “En Sevilla desde hace años venimos trabajando en fortalecer los lazos entre los diversos carismas y entre estos y la propia Iglesia Diocesana. Un trabajo callado, casi desapercibido, de corazón a corazón, sintiéndonos uno, cada uno con su peculiaridad, estilo y tarea, reconociendo en los otros la acción del Espíritu Santo, que sopla donde quiere”. Este trabajo da frutos, en forma de “una familia, una gran familia, que se alegra, sufre, acompaña, ayuda, acoge, alienta y construye lazos estables de comunión más allá de cada grupo, comunidad e institución, sintiéndonos parte de la una única realidad, sintiéndonos Iglesia”, añade.

Laicos comprometidos en la vida pública

¿Tenemos un laicado visible socialmente? ¿Se nota la implicación de los laicos en las distintas áreas de la vida pública? Belloso habla de “una visibilidad aceptable”, tanto desde el punto de vista institucional como en la esfera del testimonio personal de los laicos. Al respecto, subraya la presencia de cristianos en las estructuras y organizaciones de toda índole, incluso políticas: “me refiero a laicos que en muchas ocasiones manifiestan su pertenencia eclesial, con sencillez y cercanía”. En la línea del ‘humus cristiano’ al que tantas veces se refiere el Arzobispo, el delegado diocesano valora “el tejido cristiano, quizá no tan numeroso, formado y confesante como necesitamos, pero que existe y es semilla de futuros cristianos, esperanza de nuevas formas de presencia social, más cercana y transformadora de nuestra sociedad”.

En la Delegación existe el convencimiento de que “necesitamos una manera nueva de vivir nuestra fe en medio de la gente, sintiéndonos servidores de todos”. Belloso reconoce que “no tenemos una fórmula mágica para cambiar el mundo, pero si podemos con nuestra entrega y compromiso diario ser una gota de agua transformadora, ser el apoyo de quienes más lo necesitan, abrir nuevos caminos de presencia del mensaje de Jesús en medio de su pueblo”. No habrá fórmulas, pero el camino está trazado, y pasa por dos signos: “la alegría y que nos vean unidos”.

Publicaciones y nuevas tecnologías

En los últimos años se ha evidenciado una apuesta desde la Delegación por las publicaciones y las nuevas tecnologías. Todo en aras de una mayor difusión, “de no quedarnos para nosotros toda la riqueza formativa, teológica o experiencias que vamos viviendo”, aclara. Con esta premisa se crearon los Cuadernos de Estudios Laicales, una edición cuidada que recoge anualmente todos los contenidos de los seminarios, cursos y otras iniciativas de la Delegación. Ello es posible gracias al apoyo del Instituto Superior de Ciencias Religiosas y el patrocinio de la Fundación San Pablo Andalucía CEU.

Enrique Belloso echa la vista atrás y se detiene hace doce años, cuando le pidieron que se hiciera cargo de esta responsabilidad. Admite que “no podía imaginar lo mucho y bueno que iba a recibir en este servicio”. Doce años en los que ha podido conocer “algo de la inmensa riqueza humana que nuestra Iglesia diocesana atesora, su historia, sus instituciones, sus muchas obras e iniciativas pastorales y sociales”. En esta tarea subraya el apoyo de su familia, amigos “y tantas y tantas personas que han contribuido en mayor o menor medida a llevar adelante todo este trabajo”. Una trayectoria en la que, además, subraya el apoyo, consejo y colaboración que ha encontrado en el clero sevillano: “ellos me han hecho valorar de una manera nueva su ministerio como un servicio esencial y de santificación para la vida de la Iglesia y de nuestra sociedad”.

Este balance del Apostolado Seglar en Sevilla mira al futuro, redescubriendo el papel relevante del laicado en la Iglesia y en la sociedad. Enrique Belloso reitera la necesidad de “apreciar cada vez más las posibilidades de su misión evangelizadora, haciendo presente a  Cristo en todos los ambientes de nuestra sociedad”. Concluye este repaso volviendo sobre un lugar común en todo proyecto eclesial: la necesidad de laicos formados, comprometidos, entregados, abiertos, reconocibles, modelos que trasparenten la vida cristiana de forma sencilla y cercana.


Calendario de Eventos

« octubre 2019 » loading...
L M X J V S D
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
Ver más

Síguenos