Author image

Cristo Resucitado, de la Parroquia de la Magdalena (Sevilla)

En este Domingo de Resurrección, el papa Francisco nos dice: “En Pascua el Señor te muestra cuánto te ama: hasta el punto de atravesarla toda, de experimentar la angustia, el abandono, la muerte y los infiernos para salir victorioso y decirte: “No estás solo, confía en mí”. Es esta convicción del amor y de la victoria sobre la muerte de Cristo la que somos capaces de descubrir contemplando esta imagen del Resucitado.

En la Capilla de la Hermandad de la Quinta Angustia, en la Parroquia de la Magdalena, se venera esta bellísima escultura manierista de Cristo Resucitado que fue contratada por la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús el 8 de mayo de 1582 con el escultor Jerónimo Hernández y que fue concluida en mayo del año siguiente, según podemos deducir de la carta de pago, otorgada en 1583. Este escultor había realizado con anterioridad, entre 1571 y 1573, el Resucitado que se encuentra en el Convento de Madre de Dios de Sevilla.

Nuestra imagen puede estar inspirada en el Resucitado de Miguel Ángel que se encuentra en la Iglesia de Santa Maria Sopra Minerva, en Roma, que data de 1520-21, que el autor pudo conocer por la estampa de Nicolás Beatrizet, así como en un grabado de Albrecht Altdorfer del año 1512 que reproduce un original de Martin de Vos. Está documentada una restauración en 1851 a cargo del escultor Gabriel de Astorga, siendo la intervención más reciente la realizada entre los años 2008 y 2010 por parte de José María Leal Bernáldez y Esperanza Fernández Cañero. Como curiosidad, parece ser que Jerónimo Hernández tuvo problemas con los ensambles, especialmente en el brazo derecho, como índice Francisco Pacheco en su “Arte de la Pintura”.

De gran elegancia, la imagen presenta a Cristo Resucitado en un elegante contrapposto clásico que le confiere gran prestancia y majestad al dibujar una ligera curva que le añade un leve movimiento ascensional, destacando su cuidada anatomía apolínea. Su rostro presenta una gran serenidad, que hace visible su poderío ante la muerte vencida. Alza su brazo derecho en actitud de bendecir, mientras que con su mano izquierda sostiene la cruz, que igualmente simboliza su victoria sobre la muerte. Señalar igualmente la belleza del paño de pureza que porta el Resucitado, estofado en oro sobre fondo blanco y que viene a subrayar y realzar su divinidad, de la misma manera que el juego de potencias de plata que porta, realizadas entre 1851 y 1852 por el platero gaditano Manuel González de Rojas.

Ante esta imagen de Cristo que ha vencido al pecado y la muerte, obedecemos a la invitación que el Papa Francisco nos hace de mirar al Resucitado: “miremos a Jesús Resucitado: su mirada nos infunde esperanza, porque nos dice que siempre somos amados y que, a pesar de todos los desastres que podemos hacer, su amor por nosotros no cambia”.

Antonio Rodríguez Babío

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Calendario de Eventos

« julio 2020 » loading...
L M X J V S D
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos