Author image

Busto Relicario de Santa Rosalía de Palermo (Catedral de Sevilla)

La devoción a Santa Rosalía de Palermo en Sevilla fue introducida por el arzobispo Jaime de Palafox y Cardona, quien llega en 1684 a Sevilla proveniente de la sede episcopal de Palermo, de donde trae la devoción a esta santa, de la que dona esta magnífica pieza que se encuentra en la Sacristía Mayor de la Catedral de Sevilla.

Palafox establece que se celebre la fiesta de Santa Rosalía de Palermo con toda solemnidad en 1685 y encarga a fray Juan de San Bernardo en 1689 una biografía de la santa para mover al pueblo a la devoción, llegando a fundar un convento de religiosas capuchinas en 1694, puesto bajo el patrocinio de Santa Rosalía, que se encuentra en la calle Cardenal Spínola.

Para difundir esta devoción, el arzobispo encargará y donará varias obras a la Catedral de Sevilla, entre las que destaca sin duda este busto relicario, pero también otras como un lienzo para que fuera colocado en el retablo donde se guardaba la reliquia, pintura que el investigador David Chillón Raposo identifica con una que actualmente se encuentra en las dependencias que el Cabildo posee en el antiguo Colegio de San Miguel y que aparece registrada como un retrato de Santa Rosa de Lima, o también diversas piezas textiles como la casulla, la capa pluvial y una de las planetas del terno morado de Cuaresma que data de entre 1680 y 1700, en las que igualmente aparece Santa Rosalía. La ermita dedicada a esta santa en Gines nos habla de la difusión de su devoción en nuestra Archidiócesis.

El 7 de septiembre de 1689 se celebra por vez primera en la Catedral la fiesta de esta santa palermitana con toda solemnidad, con ocasión de la llegada de este busto relicario de Santa Rosalía, obra encargada en Palermo y donada por el arzobispo Palafox, y que fue llevado en procesión por las naves catedralicias bajo palio.

El busto relicario data de 1687 y es obra de Antonino Lorenzo Castelli, como indica la marca que aparece en la peana. También se halla la marca del contraste VDNC, que hay que identificar con Vincenzo di Napoli. De tamaño algo superior del natural, el busto relicario presenta una gran influencia de las esculturas de Bernini, reconocible sobre todo en la monumentalidad y el movimiento de la imagen, así como en la solución del manto disimulando el corte del torso, y muestra a la santa en el momento de producirse su tránsito al cielo, con la mirada dirigida místicamente hacia lo alto, sosteniendo en su mano derecha unos lirios o azucenas, símbolo de pureza, mientras que lleva la mano izquierda hacia su pecho, hacia el lugar que ocupaba la reliquia en una joya de oro. Sobre su cabeza muestra una corona de rosas que, según la tradición, le fue impuesta por los ángeles en la gruta del Monte Pellegrino a donde se había retirado como ermitaña para hacer penitencia y oración.

Antonio Rodríguez Babío

Delegado diocesano de Patrimonio Cultural


0 comentarios

Esta entrada no tiene comentarios

dejar un comentario

Deja tu comentario


Warning: Illegal string offset 'rules' in /furanet/sites/archisevilla.org/web/htdocs/wp-content/themes/archisevilla/functions/filters.php on line 157

Warning: Illegal string offset 'rules' in /furanet/sites/archisevilla.org/web/htdocs/wp-content/themes/archisevilla/functions/filters.php on line 158
<

Calendario de Eventos

« agosto 2020 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
Ver más

Síguenos