Ante el Día de la Iglesia Diocesana, carta del Arzobispo de Sevilla

Queridos hermanos y hermanas:

El domingo 15 de noviembre, las Diócesis españolas celebraremos el Día de la Iglesia Diocesana. Su finalidad es fortalecer nuestra conciencia de que, además de pertenecer a la Iglesia universal y al núcleo más pequeño de la vida de la Iglesia, que es la parroquia, formamos parte de la Iglesia particular o Diócesis, presidida por el Obispo. Ella es el vínculo que nos une a la Iglesia de Roma, presidida por el sucesor de Pedro, y a las demás Iglesias, presididas por los Obispos en comunión con él.

En esta jornada hemos de reflexionar sobre lo que la Diócesis significa en nuestra vida: ella custodia la memoria viva de Jesucristo, nos sirve la Palabra de Dios y nos brinda la vida divina, el pan de la Eucaristía y la mediación sacramental de los sacerdotes, a través de los cuales nos llega la gracia santificante. Ella propicia nuestra formación cristiana, nos permite vivir y celebrar nuestra fe y nos impulsa al testimonio y al apostolado. Sin la Iglesia diocesana, que nos arropa y acompaña, estaríamos condenados a vivir nuestra fe a la intemperie y sin abrigo.

Todas ellas son razones poderosas para amar a nuestra Iglesia diocesana, para colaborar con ella, para implicarnos y comprometernos en su vida diaria, en sus acciones y proyectos. Será también muy importante conocer la historia gloriosa y venerable de nuestra Iglesia, sus figuras insignes, las instituciones caritativas y culturales que alumbró a lo largo de los siglos y, sobre todo, su impresionante patrimonio de santidad, con el fin de renovar y acrecentar el amor a nuestra Archidiócesis, dar gracias a Dios por pertenecer a ella, y valorar, sentir como propio y amar con sentido filial todo lo diocesano, asumiendo cordialmente y aplicando con diligencia el Plan Diocesano de Pastoral. Finalidad de esta Jornada es también rezar por la Iglesia que peregrina en Sevilla, por sus obispos, por sus sacerdotes, consagrados y fieles para que cada día crezcamos en comunión con el Señor, en comunión con el Santo Padre y su Magisterio, en unidad y comunión fraterna, en compromiso apostólico y evangelizador y en el empeño por servir a los pobres y a los que sufren.

No olvidemos en esta jornada nuestra colaboración económica generosa. La Iglesia en Sevilla necesita medios económicos para cumplir su misión pastoral y evangelizadora, para retribuir a los sacerdotes, mantener los Seminarios y los servicios pastorales, ejercer la diaconía de la caridad, ayudar a las misiones, cuidar su patrimonio artístico y cultural, tan cuantioso como bello, y construir nuevos templos. Por ello, invito a los sacerdotes a hacer la colecta de esta Jornada con todo interés y a los fieles a ser generosos, pues el sostenimiento económico de la Iglesia depende fundamentalmente de nosotros, bien a través de nuestras donaciones directas, en forma de cuotas, suscripciones o donativos, bien a través de la Declaración de la Renta, en la que decidimos destinar el 0,7 % de nuestros impuestos a la Iglesia católica.

Lo decisivo es que el Día de la Iglesia Diocesana contribuya a robustecer nuestra conciencia de familia, a amar con sentimientos de gratitud nuestras raíces religiosas y a crecer en actitudes de colaboración con nuestra Iglesia.

Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición,

 

 

+ Juan José Asenjo Pelegrina

Arzobispo de Sevilla

 


Calendario de Eventos

« agosto 2018 » loading...
L M X J V S D
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
1
2
Ver más

Síguenos