Author image

AL DÍA SIGUIENTE DE LA ENCARNACIÓN

Y se encarnó de María, la Virgen. Y se hizo hombre. A estas palabras del Credo, ayer de rodillas adorábamos a Jesucristo, que quiso tomar nuestra humanidad para liberarnos del pecado. Tomó la carne, lo corporeidad, los sentimientos, las tentaciones, toda la maravillosa debilidad del ser humano… de su Madre, que quiso que fuera nuestra Madre.

 

Pero, ¿y María? ¿Cómo fue el día siguiente de aquel primer 25 de marzo? ¿Cómo transcurrió su vida tras ese encuentro transformante con San Gabriel? (Lc 1, 26-38). María, seguro, temió pero tuvo esperanza. Marchó hacia adelante. Confiada en Dios, fue valiente en su “sí”. Cuidó y amó al Mesías, como madre y como discípula, hasta el pie mismo de la Cruz.

 

En San Benito, el “sí” de María es la dolorosa belleza de una madre en la madurez de una vida entregada y sufrida. Conozco bien el rostro de Ntra. Sra. de la Encarnación. Bajo su mirada, frente al Jesucristo vivo en la Eucaristía, y ante la prodigiosa imagen del mismo Jesucristo presentado al pueblo, yo también fui madurando un “sí” a la llamada sacerdotal que inmerecidamente me hizo el Señor.

 

Hace años, cada Martes Santo, nuestra Madre de la Encarnación visitaba a los ancianos de la Residencia de las Hermanitas de los Pobres. Nos daban las seis de la tarde cuando el paso salía por el cancel de nuevo a la calle Oriente. ¿Y qué si íbamos con retraso? Durante un buen rato, aquellos mayores disfrutaban de Ella, le cantaban, le rezaban, le lloraban, le ofrecían flores, le hablaban y le piropeaban. Valía la pena el esfuerzo por recuperar tiempo camino del Muro de los Navarros. Últimamente estos ancianos tienen sitio reservado por la Hermandad delante de la puerta de la Parroquia. Y se repiten los rezos, los cantos, las lágrimas y los piropos.

 

¿Queréis ver qué pasa al día siguiente de decir “sí”? Ved cada Martes Santo a esos mayores. Decir “sí” es luchar, caerse y levantarse muchas veces. El cuerpo se desgasta, pero el Señor sostiene la juventud del alma. Según el Papa Francisco, los ancianos nos dan una noble herencia de historia, doctrina y fe.

 

Suena “Encarnación Coronada”. Pepe Candela ha levantado el paso, que se va despacio. Algunos de los que lloran saben que pronto, en La Calzada del cielo, siempre vivirán en Martes Santo.

 

Marcelino Manzano.

@Marce_Manzano

 

Publicado en El Correo de Andalucía.

Dibujo: Juan Antonio Blanco.


Article   0 Comments

Calendario de Eventos

« febrero 2020 » loading...
L M X J V S D
27
28
29
30
31
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
1
Ver más

Síguenos