Author image

2018: Año Murillo… y año del Giraldillo

Comenzamos este nuevo año de 2018 en el que conmemoramos el 400 aniversario del nacimiento de Murillo, efemérides que nuestra ciudad está ya celebrando con diversas iniciativas. Pero también en este año se cumplen 450 años de la ejecución y subida del Giraldillo, y por tanto, de la finalización de las obras renacentistas en el alminar almohade en 1568, como se señala en la inscripción conmemorativa redactada por el canónigo Pacheco, que se encuentra en la fachada Norte de la Giralda. En efecto, en diciembre de 1557 es nombrado Maestro Mayor de la Arriba_de_la_Giralda_se_encuentra_la_escultura_del_Giraldillo,_Sevilla,_España,_SpainCatedral de Sevilla el cordobés Hernán Ruiz el joven, y el 5 de enero de 1558 es aprobado por el Cabildo de la Catedral el proyecto que éste presenta para rematar la torre. Dicho proyecto comenzará a ejecutarse ese mismo año y hasta 1565 encontramos diferentes noticias relacionadas con la obra. Un año después, el 27 de agosto de 1566, Bartolomé Morel suscribe un contrato con el Cabildo, comprometiéndose a fundir una “figura de metal de bronçe para el remate de la torre de la dicha Sancta Yglesia”, labor que concluirá en 1568 con la subida el 13 de agosto y el dorado y policromía de la figura, como aparece en el epígrafe “1568” grabado en la cúpula de piedra sobre la que se alza la escultura. Se ha venido aceptando la participación del pintor Luis de Vargas en su diseño, así como de Juan Bautista Vázquez “el viejo” realizando el modelo de bulto redondo en barro del que se hará el vaciado, mientras que su fundición en bronce la lleva a cabo Bartolomé Morel y su pintura y dorado, Antón Pérez. Sin embargo, se ha señalado también la posibilidad de que los moldes fueran obra del escultor Juan Giralte, quien había trabajado con Juan Bautista Vázquez en las esculturas del tenebrario, si bien se ponen en duda otras hipótesis como la participación de Diego de Pesquera. Como curiosidad podemos señalar la noticia del traslado del Giraldillo desde el taller del fundidor hasta la Catedral, el 26 de julio de 1568, portado por dieciocho moriscos.

El Giraldillo forma parte de un complejo programa iconográfico que recorre toda la torre y que se remata con la imagen de la Fe Victoriosa, expresión figurativa del triunfo de la Iglesia católica y de sus dogmas frente a musulmanes y protestantes. Pero pronto la torre se va a convertir en el símbolo de toda la ciudad; tan sólo dos años más tarde, en 1570, aparece en una alegoría de Sevilla que se encontraba en un arco efímero levantado con motivo de una visita de Felipe II. Y así, hasta hoy, por lo que la efemérides del 450 aniversario del Giraldillo y de la conclusión de la intervención renacentista en la torre de la Catedral, no debería pasar inadvertida para nuestra ciudad, que debe celebrar el momento en que la Giralda comenzó a convertirse en su principal símbolo.

 

 


1 comentario

  1. Beatriz 00:01, Ene 05, 2018

    Me ha parecido muy interesante.
    Muchas gracias

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

Síguenos