Author image

Vivir lo cotidiano

 

¿Qué tengo ahora de novedad para el blog? No me vino nada destacable. Y pensé que la vida diaria y cotidiana era lo más importante. Ese día a día es lo que hace una vida grande. Quizás no se ve nada deslumbrante, pero si no se vive dejaríamos de vivir la vida que Dios nos da cada día, y que es la mayor parte de nuestro tiempo y donde nos lo jugamos todo.

recurso_calendarioEl despertar es ya el gran regalo de un nuevo día. Habrá que poner muchísima ilusión por las sorpresas que nos trae, o por  la monotonía que ya sabemos y nos va tocar vivir: el trabajo, las relaciones, el transporte, los quehaceres de cada día, etc.  para vivirlos como don.

Sí, los actos pequeños de cada día lo podemos convertir en algo grande si los llenamos de amor, porque para el amor no hay nada pequeño. La sabiduría de vivir es saber asumir, aceptar lo que la vida nos presenta cada día: el gozo, el dolor, el amor, la compañía, la soledad…todo lo que vivimos.

La verdad que la gran riqueza es la vida aquí y ahora. Lo cotidiano es el espacio en el que acontece Dios en nuestras vidas. Este domingo hemos leído la parábola de las diez vírgenes. Hay que estar en “vela”, con las lámparas encendidas para acoger a ese Dios que viene, está viniendo.  Un Dios que en Jesús se hizo pequeño, cercano, que pasó la mayor parte de su  vida en el taller de Nazaret, con trabajos sencillos.

El Papa Francisco  nos dice “Hay que vivir con alegría las pequeñas recurso_blog Pilar Azcáratecosas de la vida cotidiana. No te prives de pasar un buen día” (E.G.). San Josemaría  propone e insiste  “la santidad en la vida cotidiana, en la grandeza de la vida ordinaria. La santidad es cumplir con los deberes pequeños de cada instante. Hay que ilusionarse con ese vida cotidiana, que con amor cada día será distinto”.

Que María que nos acompañe en este caminar, en este regalo de la vida sencilla de cada día,  Ella que es “La Estrella de la mañana” ilumine nuestro amanecer  a vivirlo como ella lo vivía.

 

 

 

 

 

 


4 comentarios

  1. Rocío 11:00, Nov 14, 2017

    Muy bien reflejado, me encanta, no podía estar mejor escrito. La santidad en la vida ordinaria, hacer de cada día un buen día.

    Responder a este comentario
  2. Enrique 14:21, Nov 14, 2017

    Es estupendo, la santidad al alcance de todos. Eso sí, haciendo lo que se debe, estando en lo que se hace, y ofreciéndolo a Dios

    Responder a este comentario
  3. José Enrique 16:18, Nov 14, 2017

    Así lo he entendido siempre, el poner entusiasmo e ilusión en las pequeñas cosas te hace vivir con satisfacción y te realiza en el alcance de pequeñas metas. Gracias por escribir con sentimiento

    Responder a este comentario
  4. Antonio 15:04, Nov 16, 2017

    Me dice mucho, precisamente por su sencillez, porque la vida es más fácil de entender cuando se la considera como una simple continuidad de instantes. Así el sufrimiento resulta más llevadero igual que cualquier situación agobiante.
    Cuestión de entrenamiento, a veces duro, pero posibles con la ayuda de Dios.
    Gracias Pilar.

    Responder a este comentario

Deja tu comentario

Su cuenta de correo no será publicada. Los campos señalados son obligatorios. *

SOS-SAN-Bartolome-444X115

misiones-populares

visita-pastoral

paro

donoamiiglesia

nuestra-iglesia-en-sevilla 133

bic

directorio-diocesano

Banner YaALaVentaVisitasCulturalesOK

Red oracion vocaciones

Síguenos

banner ISCR agenda 2

cursos prema

banner Apostolado Oracion 3