Author image

II Domingo de Pascua (ciclo A)

jesus-resucitado-huellas-fano-color-sin-letrasA los ocho días llegó Jesús

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros».  Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor.  Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo». Y, dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos».

 Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús.  Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor». Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo».  A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros».  Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente».  Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!».  Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Bienaventurados los que crean sin haber visto».

 Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos.  Estos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

 Juan 20, 19‑31

Comentario bíblico de Miguel Ángel Garzón

Hch 2,42-47; Sal 117; 1Pe 1,3-9; Jn 20,19-31

Este segundo domingo de Pascua, o de la Divina Misericordia, las lecturas nos muestran la presencia y acción del Resucitado en medio de la comunidad cristiana. El evangelio nos sitúa en el atardecer del día de la Resurrección. Contiene dos escenas simétricas. En la primera los discípulos están encerrados por miedo a los judíos. Jesús llega para romper este miedo y dar la paz a la comunidad. Rememorando la creación (Gn 2), exhala su aliento para entregarles el Espíritu (pentecostés joánico). Jesús crea la Iglesia misionera portadora de la salvación. La primera lectura refleja la vida de esta comunidad cristiana, cimentada en la enseñanza apostólica, la vida común, la eucaristía y la oración. Su distintivo es la caridad, fraternidad y alegría. El Resucitado actúa en ella agregando cada día más gente.

La segunda escena se detiene en la figura de Tomás que representa a todo el que se enfrenta al anuncio de la resurrección (“Hemos visto al Señor”). Quiere tocar para creer. Quiere verificar que el escándalo de la cruz no ha sido el final. El Señor se vuelve a aparecer a los ocho días (domingo) y lo invita a reconocer su cuerpo llagado y vivo. Entonces Tomás hace la más hermosa de las confesiones: “Señor mío y Dios mío”.

Todo Evangelio quiere conducir a la bienaventuranza de la fe, de los que sin ver creen en Jesús, el Mesías, Hijo de Dios y participan de su vida. El apóstol Pedro convierte esta verdad en una bella bendición a Dios que por su gran misericordia nos ha dado en la resurrección de Jesucristo una vida nueva ya reservada en el cielo y a la que caminamos en medio de las pruebas del mundo. Por eso, con el salmista cantamos: “Dad gracias al Señor porque es eterna su misericordia”.

  1. ¿Te sientes identificado con Tomás? ¿Compartes su confesión de fe?
  1. Confronta tu vida eclesial a la luz de la primera lectura: ¿vives tu fe en comunidad, apoyada en la formación, los sacramentos y la caridad?
  1. ¿Qué miedos te paralizan para ser testigo del Resucitado? ¿Cómo te enseña el evangelio de hoy a superarlos?

 


SOS-SAN-Bartolome-444X115

misiones-populares

visita-pastoral

paro

donoamiiglesia

nuestra-iglesia-en-sevilla 136

bic

directorio-diocesano

Banner YaALaVentaVisitasCulturalesOK

Red oracion vocaciones

Síguenos

banner ISCR agenda 2

cursos prema

banner Apostolado Oracion 3